Cinco lugares para comer en Tailandia

Mi primer viaje a Asia fue Tailandia y desde entonces lo sigo considerando uno de mis destinos favoritos. Lo que más me gusta de viajar a Asia es la sensación de estar en otro planeta. Al final, cuando viajas por Europa o por Estados Unidos, por muy distintas que sean las culturas, no deja de ser occidente. Es en Asia donde notas el impacto. Si va a ser tu primer viaje a Asia siempre recomiendo Tailandia por la amabilidad de sus gentes y por el nivel de desarrollo. Si lo que te gusta es lo heavy, entonces puedes empezar directamente por la India.

No voy a hacer un post sobre rutas turísticas ni encantos del país. Vamos a resumir cerca de 20 días en Tailandia con cinco encantadores lugares para comer en Tailandia.  No los hemos elegido ni por precio, ni por calidad, sino por lo peculiar de la escena.

1. Cena en un barco por el Río Chao Phraya (Bangkok)

Crucero con cena por el río Chao Phraya. lugares para comer en tailandia
Crucero con cena por el río Chao Phraya
En Tailandia te sirven para que pruebes de todo. lugares para comer en tailandia
En Tailandia te sirven para que pruebes de todo

¿Quién no ha comido alguna vez en un barco que hace un recorrido de un par de varias horas mientras se sirve la comida? Este combinado es especial si lo haces de noche porque el Río Chao Phraya -posiblemente el río más guarrindongo del mundo- pasa junto a algunos de los templos más bonitos de la ciudad y a esas horas tienen una iluminación preciosa. La comida no es en absoluto mala y está amenizada por ese toque hortera de una tailandesa cantando ‘quizás, quizás, quizás’.

El Chao Phraya es, posiblemente, el río más guarrindongo del mundo

2. Planta 78 del Baiyoke Sky Hotel (Bangkok)

El hotel Baiyoke de Bangkok. Lugares para comer en Tailandia
El hotel Baiyoke de Bangkok

Se trata del edificio más alto de Tailandia. Tiene casi 90 plantas, pero hay un restaurante mirador situado en la planta 78 en el que se come muy bien y, pese a la calidad de lujo del hotel, no es escandalosamente caro. El restaurante va de la planta 76 a la 78 -hay escaleras para acceder a las distintas zonas de comida- y es un buffet bastante internacional.

No es el único espacio de restauración del hotel. El más famoso está en la planta 83 y es un pub de copas super pijo, pero mejor para ir por las noches.  Una planta por debajo hay otro buffet de comida tailandesa de alto nivel. El Baiyoke es, sin duda, uno de los más famosos lugares para comer en Tailandia y que además se ha convertido en un atracción turística de la capital.

3. El mercado flotante

Un puesto de frutas en una barca del mercado flotante. lugares para comer en tailandia
Un puesto de frutas en una barca del mercado flotante
Rambután: fruta típica de Tailandia. Lugares para comer en Tailandia
Rambután: fruta típica de Tailandia

Hay varios restaurantes desde los que se puede observar la locura que es el mercado flotante tailandés. Una especie de incomodidad divertida: te apiñas en una barca y circulas en un caos de barquitas mientras señoras mayores intentan que te acerques a su puesto para comprar souvenirs tan prácticos como… frutas. A ver señora, no se ofenda pero para qué voy a querer yo llevarme un rambután o un melón con pelos a España. Lo que sugerimos en este apartado es comprar unas cuantas frutas de las que se venden y organizar una comida fresquita en los bancos que hay sobre tierra firme. Como curiosidad, el plato estrella que sirve en los restaurantes de esta zona es la serpiente.

4. La ciudad de los monos (Lopburi)

Monos dando un paseíto por las calles. Lugares para comer en Tailandia
Monos dando un paseíto por las calles
Decenas de monos esperan a que entres en el templo. Lugares para comer en Tailandia
Decenas de monos esperan a que entres en el templo

Lo de la ciudad de los monos es literal: hay más monos que personas. Monos cruzando el paso de cebra, monos colgados de los semáforos, en los tejados, en las terrazas… Miles de monos que dominan las calles. Son pacíficos en cuanto a que no agreden a humanos, pero si pueden te roban algo. Saben que pueden negociar un rescate de tus gafas de sol a cambio de gelatinas. El epicentro de este planeta de los simios es el templo de Prang Sam Yot. Se han colocado rejas en las puertas y las ventanas para que los monos no puedan acceder al templo, pero lo que hacen es que se suben a las rejas y extienden el brazo para que les des algo. Decenas de bracitos de monos estirándose para intentar tocarte y pidiendo que les des las gominolas que previamente has comprado en la entrada.

Los monos saben que pueden negociar un rescate: tus gafas por una gelatina

No voy a negar que asusta un poco. Nosotros comimos en un restaurante cerrado y, aún así, algún mono se colaba, pero ahí está la gracia. Si buscamos lugares para comer en Tailandia que sean inolvidables, este es top.

5. Espectáculo de Kantoke y mercadillos (Chiang Mai)

Cenando con nuestras amigas mañas Angelines y Flor. Lugares para comer en Tailandia
Cenando con nuestras amigas mañas Angelines y Flor

En el triángulo de oro es frecuente acudir a un espectáculo de danza durante la cena Kantoke. Lo más divertido es acudir a restaurantes donde la cena se sirve en el suelo. Ni sillas, ni mesas. Tan solo unos cojines para recostarse, un altillo para colocar los platos y cenas mientras se aprecian los exóticos bailes del norte de Tailandia. Chiang Mai tiene también unos mercadillos kilométricos. Es imposible recorrer todos los puestos en un solo día. Hay de todo -ropa, gafas, prendas deportivas, complementos…- y, por supuesto, también puestos de comida. Una cena callejera en el mercadillo es inolvidable.

La cocina tailandesa que se sirve en todos estos lugares es realmente apetitosa. A diferencia de otros países, aquí se comer de todo: cerdo, ternera, pollo y varios pescados. Ya sabéis que el sustituto del pan es el arroz blanco y que muchos de sus platos vienen aderezados con una salsita agridulce muy agradable para el paladar europeo.

Me gusta mucho este post sobre platos tailandeses que explica detalladamente lo que comería un turista que visite el país de la eterna sonrisa.

Author

Periodista. Vivo de lo que escribo y luego escribo sobre lo que me da vida: los viajes memorables, la gastronomía, el vino rico y lo que se ponga.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *