El restaurante para ir con niños en Salamanca que era una cárcel

Ludoteca del Beeca Da2. Restaurante para ir con niños en Salamanca
Ludoteca del Beeca Da2

Los que sean padres saben bien que salir a comer con niños puede llegar a ser desesperante. Es cansino tanto para los papás como para el resto de los clientes. Pero lo que no se puede hacer es dejar de salir por miedo a una escenita. Hoy os sugerimos un restaurante para ir con niños en Salamanca y que los adultos coman a gusto: Restaurante Beeca Da2. Y para probar, un plato original: fajita ibérica con guacamole.

Para que no haya equívocos: cuando hablo de un restaurante para ir con niños en Salamanca no me estoy refiriendo a un local en el que sirvan comida infantil o que esté decorado con colorines. De lo que hablamos es de un restaurante para adultos, pero que tiene un servicio de ludoteca. Es decir, que mientras tú comes, los niños están jugando en una sala homologada y con la vigilancia de un monitor: una persona que les propone juegos y cuida de ellos. Antes de ir conviene llamar porque la ludoteca no abre todos los días. Creo que sólo fines de semana por la mañana y, quizás, algún festivo. El precio ronda los 3,5 euros por hora -¡Tome, tome 50 euros!- y el niño debe tener, al menos, 3 años.

No deja de ser irónico que el restaurante en el que un adulto se sienta liberado sea una antigua cárcel. El Da2 es el Centro de Arte Contemporáneo de Salamanca y se asienta sobre la antigua prisión provincial. De hecho, conserva hasta las puertas de las celdas y del corredor central. El patio de la prisión es también una enorme terraza que el restaurante aprovecha para organizar conciertos. En verano la dividen en zona de tapas, zona de cena y zona chill out para copas. Aún así, sobra mucho espacio para que los peques puedan correr sin tráfico alrededor.

No deja de ser irónico que el restaurante en el que un adulto se sienta liberado sea una antigua cárcel

Todos los padres que conozco que y que han probado este pack de comida+ludoteca dicen haber alcanzado una especie de klímax espiritual. Llegas, sueltas a las bestias los niñitos, te sientas en tu mesa y eres capaz de escuchar el silencio. Se está tan a gusto que bastaría con que te sirvieran una aceituna. Le ibas a encontrar mil matices. Pero es que resulta que encima se come muy bien. Y de eso es de lo que hablamos aquí: de las mejores opciones para comer en Salamanca.

¿Comer bien en un restaurante para ir con niños en Salamanca? Sí

Un aperitivo de crema de apio, lengua adobada y anchoa mentolada. Restaurante para ir con niños en salamanca
Un aperitivo de crema de apio, lengua adobada y anchoa mentolada

Lo hemos dicho antes: este no es un restaurante con un menú adaptado para niños. Más bien al revés, tiene una cocina original y enfocada a comensales detallistas. Se trata de saborear, no de engullir en medio de la angustia.

El restaurante lo pusieron en marcha dos hermanas a las que conocí en su etapa al frente de la Taberna La Corrobla: un bar que había cerca del Alto del Rollo y que funcionaba muy bien exclusivamente gracias a ellas. Tenían mucha sensibilidad con el vino -acudí a alguna jornada de degustación que organizaban-, redactaron una carta de raciones muy atractiva y juntaron a una clientela entre la que te sentías a gusto. Son gente que trabaja muy bien y el negocio se les quedó pequeño.

De repente, un restaurante enorme y en una ubicación por la que no pasas de casualidad. Pues con tiempo lo han sacado adelante. Los fines de semana lo llenan, y a diario han confeccionado un menú del día que también está funcionando. Para colmo, la ocurrencia de la ludoteca y se convierte en un excelente restaurante para ir con niños en Salamanca.

Fajita ibérica con guacamole

Fajita de chorizo ibérico con guacamole, tomate y lima. Restaurante para ir con niños en salamanca
Fajita de chorizo ibérico con guacamole, tomate y lima

Como es la filosofía de este blog, destacamos un plato por el que merece la pena ir a un restaurante. En esta ocasión me quedo con la fajita ibérica con guacamole. Cada ración consta de dos pequeñas tortas de maíz que contienen dados de chorizo picante salteado a la sartén. Lo acompañan con trocitos de tomate casero y guacamole. El picante del chorizo se suaviza con la frescura del guacamole y el tomate. Lo puedes comer tal cual y está divino, pero se sirve junto a un poco de lechuga aliñada con una salsa suave, y con una rodaja de lima por si quieres exprimir unas gotas. Creo que debes hacerlo, pero que sea muy sutil porque si no, te carga el plato.

Destacamos una fajita con chorizo ibérico picante, que se suaviza con la frescura del guacamole y el tomate

Focaccia de jamón ibérico. Parece simple, pero es una pasada. Restaurante para ir con niños en salamanca
Focaccia de jamón ibérico. Parece simple, pero es una pasada
Croquetas de txangurro con lactonesa. Restaurante para ir con niños en salamanca
Croquetas de txangurro con lactonesa

Entre las entradas de la carta también destacaría la Focaccia de jamón ibérico. Sólo había probado focaccia en restaurantes italianos. Es como un pan pizza pero más voluminoso y esponjoso. Esta focaccia del Da2 tiene más miga. Nunca mejor dicho. Es un pan recién horneado, crujiente, que lleva tomillo, romero y olivas negras. Sólo el pan ya es algo que comería a palo seco. Lo sirven a modo de bocatín y dentro lleva unas buenas láminas de jamón ibérico, lechuga y tomatito. Al venir el pan caliente, el jamón echa a sudar y está más sabroso. El corte del jamón es un poco grueso y eso hace que sea difícil darle un muerdo limpio sin desgarrar. Pero si el corte fuera muy fino nos quejaríamos de que es poca cantidad, así que mejor lo primero.

Tengo que reconocer que en este restaurante me divierto más con los entrantes que con los segundos, así que tiendo a pedir variado y para compartir. Otras veces me he decantado por una ensalada de atún fresco que es buenísima, pero como ahora hace frío opto por todo calientes. Mis acompañantes gustan de las croquetas de txangurro con lactonesa. A mí no me hacen tilín, pero he creído justo destacarlas porque mi opinión era minoritaria.

Bacalao a brás sorprendentemente bueno. Restaurante para ir con niños en salamanca
Bacalao a brás sorprendentemente bueno
Entrecot de tercera con guarnición. Restaurante para ir con niños en salamanca
Entrecot de tercera con guarnición

Fuera de carta nos ofrecieron un bacalao a brás confitado que me sorprendió. Era muy sabroso. No sabría identificar la clave, pero era intenso. Aquí, el que más sabe de bacalaos a la portuguesa es mi amigo Pablo Montes, de Viajeconpablo.com, y a él le vuelve loco el bacalao a brás que sirven el en Clube de Vela de Aveiro. Para mí está algo insípido. Es la antítesis de este otro. El huevo es muy sedoso y la salazón del bacalao, perfecta. Posiblemente repetiré.

En el apartado de carnes hemos probado el entrecot, el solomillo de cerdo con salsa barbacoa -demasiado suave- y un curioso hot dog con una especie de hojaldrado. Pero la mejor carne que nos han servido en nuestras múltiples visitas es un chuletón con guarnición. Troceadito y a la piedra para ir haciéndolo al gusto si se va a compartir. Realmente bueno.

Todo este banquete lo regamos con una botella de Almírez:

Un vino de Toro bastante persistente y que nunca había probado, pero que gustó tanto a hombres como mujeres. En este restaurante siempre me dejó aconsejar con el vino. No son las referencias más comerciales del mercado y así se pueden probar cosas nuevas.

De los postres en esta ocasión no puedo hablar. Entre mis peculiares alergias y que para una cena íbamos más que servidos, decidimos pasar directamente a la cuenta, que se situó en 160 euros para 5 personas: 30 euros por cabeza. Si es por la mañana habría que sumar unos euritos por el servicio de ludoteca. Háganme caso, sería el dinero mejor gastado del mes.

 

Author
Periodista. Vivo de lo que escribo y luego escribo sobre lo que me da vida: los viajes memorables, la gastronomía, el vino rico y lo que se ponga.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *