El restaurante en Béjar que replantea lo clásico

Carpaccio ibérico con queso de Las Arribes. restaurante en bejar
Carpaccio ibérico con queso de Las Arribes

El enorme tirón turístico que tienen los preciosos pueblos de la zona –especialmente Candelario- tiene la culpa de que muchas de las personas que visitan la Sierra ni siquiera se plantean un restaurante en Béjar para comer. Seguramente comerán de lujo en otros pueblos, pero se están perdiendo algunas opciones gastronómicas de alto nivel.

No fallo si digo que en el podio de los mejores restaurantes de Béjar está La Plata, donde se demuestra que se puede hacer una cocina creativa sin necesidad de irse a Asia a por ingredientes. Con productos de aquí, pero dándole dos o tres vueltas a la receta clásica.

La Plata demuestra que se puede hacer cocina creativa sin necesidad de irse a Asia a por ingredientes

Siguiendo nuestra norma de recomendar un plato por el que ya merecería la pena acudir a ese restaurante nos dijeron que pidiéramos la hamburguesa de pluma con trufa negra, torta del Casar y patatas paja. Pero, cosas de la vida, cuando nos plantamos delante de la carta lo que menos nos apetecía era una hamburguesa.

El mejor carpaccio de cualquier restaurante en Béjar

Lamentándolo mucho por el feo que le hicimos a nuestro ‘recomendador’ –“¿Para qué me preguntáis si luego hacéis lo que os da la gana?”, nos dijo— nuestra selección se centra en un original carpaccio de solomillo Ibérico relleno de Mit-cuit, queso de los Arribes, mermelada de cebolla y sésamo garrapiñado.

Me gustó el carpaccio porque era diferente y a la vez potente. Bastante potente, ya avisamos. La carne no está totalmente cruda, sino que va ligeramente marcada y eso me gustó. La mezclas con el sabor del queso semicurado, las pepitas de sésamo, el toque de Modena… Puede a que a los amantes del carpaccio puro —carne cruda y un ligero aliño— no les guste, pero es un plato que puede llegar a más públicos y le saca juego a productos salmantinos.

Tempura de trigueros con gambas, jamón y foie. restaurante en béjar
Tempura de trigueros con gambas, jamón y foie

En el segundo plato que escogimos nos toca poner algunos ‘peros’. Se trata de una tempura de trigueros, salteado de gambas con ajo y jamón y virutas de foie. ¿Acaso sabe mal? No, en absoluto, porque las gambas nunca saben mal, el jamón nunca sabe mal, ni el foie, ni los ajos, ni los trigueros… El problema es ¿todo junto? ¿Y mezclado encima con queso fundido y Módena?

Nos dejó una sensación de batiburrillo. De que si le añades también un chorro de kétchup no cambias demasiado el plato. Sin ánimo de ser crítico —porque esta web se dedica a destacar lo positivo—, es un plato que no me motivaría a subirme al coche y buscar un restaurante en Béjar.

La tempura de trigueros es el único plato al que le podríamos poner un ‘pero’

Milhoja de bola de ibérico con setas de San Jorge. restaurante en béjar
Milhoja de bola de ibérico con setas de San Jorge

En el apartado de carnes hay tantas opciones interesantes que uno saliva cuando relee la carta. Nos llamó la atención una milhoja de bola con setas de San Jorge, puré de panadera trufada y una reducción de vinagre de pasas. Una carne tierna, una salsa jugosa y un par de complementos —sobre todo las setas— que se llevan muy bien con el producto principal.

Una parejita en la mesa de al lado estaban compartiendo un solomillo ibérico con salsa agridulce de miel de Valero, anguila de monte y manzana reineta del Barco que daban ganas de juntar la mesas. Queda apuntado para la próxima visita.

Una torrija original en Béjar

Torrija con mermelada de vino tinto y mousse de yogurt. Restaurante en Béjar
Torrija con mermelada de vino tinto y mousse de yogurt

Pasamos a los postres y nos dejamos seducir por una torrija con mermelada de vino tinto y mousse de yogurt. Sonaba bien sobre el papel y, efectivamente, dio todo un concierto en la boca. En comparación con otras torrijas que sirven en Salamanca diría que la del restaurante La Plata está poco ‘borracha’, pero la mousse y la mermelada lo compensan y le dan el toque jugoso. Nos gustó, sobre todo, la inclusión del vino tinto entre los ingredientes. Es una manera inteligente de buscar el dulzor, y nunca perdemos la ocasión de probar recetas y menús con vino.

Mousse de queso con nueces y membrillo. restaurante en béjar
Mousse de queso con nueces y membrillo

Y más mousse, en este caso una de queso con nueces y membrillo de miel. Un plato bastante clásico, pero bien replanteado. El membrillo lo sirven en forma de brocheta. Quizás es un poco complicado llevárselo a la boca, pero la calidad y el sabor de los productos es alta.

En definitiva es una propuesta de nivel con un rango de precios medio. Nuestra cuenta no fue abultada porque compartimos los platos y renunciamos al vino porque el viaje de vuelta era inmediato. En todo caso podemos estar hablando de una cuenta media de menos de 30 euros por persona con una comida ‘a la carta’.

Author
Periodista. Vivo de lo que escribo y luego escribo sobre lo que me da vida: los viajes memorables, la gastronomía, el vino rico y lo que se ponga.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *