Los famosos pimientos rellenos de rabo de toro en Casa Paca

Pimientos rellenos de rabo de toro. casa paca
Pimientos rellenos de rabo de toro

Me preguntaba un amigo que por qué apenas escribo posts de los restaurantes más reconocidos de las principales ciudades, como puede ser el caso de Casa Paca en Salamanca. Le respondí que tengo dos motivos: el primero es que trato de evitar sugerencias de platos con un precio relativamente alto. El segundo es que en esos restaurantes tan contrastados tengo poco que aportar. Todo el mundo los conoce y todo el mundo sabe lo mejor que tienen.
Pero es cierto que no puedo pasar por alto referencias gastronómicas tan importantes dentro de una ciudad como la de Casa Paca. Aún sabiendo que todo está bueno, me decido a leer la carta y probar lo que realmente me apetece.

Aunque solemos recomendar restaurantes de precio medio, no podíamos pasar por alto una institución como Casa Paca

Acertamos de pleno. Pedimos unos pimientos rellenos de rabo de toro que tenían un sabor espectacular. Lo menos excelente, para mi gusto, la textura del pimiento, al que le faltaba un pelín más de ser cocinado para alcanzar la perfección, pero en este plato lo que te cautiva es la salsita. No descubro nada. Los pimientos rellenos del Casa Paca son bastante conocidos. Han salido en televisión, en webs de recetas y es una de esas referencias que nunca se mueve de la carta aunque de vez en cuando la intenten renovar un poco.
Es un plato cuyo éxito se basa en dos fórmulas. La más sencilla es la del producto: buen pimiento y buena carne. Ya está. La segunda fórmula es la de la salsa, y ahí ya no sé exactamente que lleva, pero gusta a todo el mundo. Invita a untar pan y deja un muy buen regusto.

Casa Paca y su apuesta por el producto fresco

Parrillada de verduras con un rico aliño. Casa Paca
Parrillada de verduras con un rico aliño

Acompañamos los pimientos con una parrillada de verduras. No soy un fanático de la verduras, pero en formato parrillada sí las disfruto. Me basta con que estén bien hechas -cada una en su punto- y que tengan un pelín de sal para potenciarlas. En Casa Paca también las mojan muy ligeramente con un aliño parecido al chimichurri que mejora el plato original.
El vino con el que cenamos se llama Malapata y es el vino de la casa que se ha etiquetado específicamente para Casa Paca. Es un Rioja con algo de crianza, que veo más para una copita en barra que para una botella entera durante una cena. Digamos que el primer trago me agradó mucho, pero en lugar de crecer con el paso de los minutos, se quedó en ese punto. No es de esas veces en las que te da pena dejar vino en la botella. Creo que triunfará mas en barra que en comedor. Entre otras cosas porque Casa Paca tiene la mejor carta de vinos a la ciudad.

Chuletón de buey a la piedra. Casa Paca
Chuletón de buey a la piedra

Y cerramos la cena con un must try: un chuletón de buey servido a la piedra para terminar de cocinar al gusto. Plato de toda la vida y presentación de toda la vida: carne, patatitas fritas y pimientos del padrón. Este es uno de esos platos en los que se nota rápido si el género es bueno o regular. Lo de malo, en restaurantes así, ni se concibe. El nuestro era bueno. La carne es muy sabrosa y la patata frita me encanta con ese grosor. Hasta la grasita es apetecible. No la comí, que conste, pero siempre bien para engrasar un poco la piedra -como hacíamos con el chuletón de buay del post dedicado a Ezcaray– y restregar la carne cuando quieres que quede un poco más hecha.

¿Las mejores trufas de chocolate de Salamanca?

Chuletón de buey a la piedra. Casa Paca
Chuletón de buey a la piedra

Casa Paca tiene unos cuantos postres de nota, pero no tengo intención de probarlos. No soy capaz. Sabiendo lo buenas que están sus trufas de chocolate, todo lo demás me da igual. No hablamos de esas birrias de trufitas congeladas que te sirven por ahí. Esto son dos buenas bolas de chocolate cremoso, cubiertas de confetti de chocolate y servidas con un poco de nata. Las he comido iguales en La Posada y son una auténtica perdición. Comas las que comas, te van a saber a poco.

Casa Paca tiene varios postres de nota, pero no pienso probarlos mientras sus trufas sigan estando tan buenas

Toca pagar. Llega el turno de derribar el mito: cena para dos, con vino, agua y postre: 88 euros. ¿Más dinero que lo que solemos pagar en los restaurantes que recomendamos? Sí ¿Se puede utilizar la palabra caro? No. En absoluto.

Author
Periodista. Vivo de lo que escribo y luego escribo sobre lo que me da vida: los viajes memorables, la gastronomía, el vino rico y lo que se ponga.

Comments 2

  1. Pablo
    Reply

    Casa Paca: comida normal a precio de restuarante de tres estrellas. No vale la pena.
    Además el servicio deja mucho que desear, ya que nos echaron literalmente del restaurante y no nos dejaron pedir unos cafes

    25 abril, 2017
    • Javier Hernández
      Reply

      Vaya! Lamento la experiencia. En todo caso, gracias por opinar en el blog.

      25 abril, 2017

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *