El bacalao en Salamanca tiene nombre de uva

Bacalao al estilo Mencía. Bacalao en Salamanca
Bacalao al estilo Mencía

Ni todo lo que se ofrece en Salamanca es jamón, hornazo y cochinillo, ni para comer un buen bacalao hay que irse a Portugal o Noruega. Los tópicos y la comida cada vez se llevan peor. ¿Por qué no se va a poder comer un buen bacalao en Salamanca? No es un plato típico de nuestra tierra, pero sí uno de mis favoritos en la ciudad. Me confieso casi enganchado al Bacalao al estilo Mencía que, como su nombre indica, se sirve en el Restaurante Mencía. Un plato sencillo, sin grandes florituras, pero impresionantemente rico.

Lo que diferencia a este restaurante de todos los que hay en Salamanca es que está especializado en bacalao. Conviene matizar que no hablamos de un bacalao al estilo portugués, sino que hay cerca de 20 recetas de todos los estilos: bacalao a brass, al pil pil, ranchero, con salsa de trufa, gratinados, etc.  Luego, dependiendo de la temporada, el lomo de bacalao puede ser skrei, que es el pata negra de los bacalaos: Es una especie noruega que sólo se pesca a comienzos de año -febrero y marzo- y que tanto el sabor como la textura de sus lascas son especiales.

¿El mejor bacalao de Salamanca?

El plato exacto que os recomendamos es el llamado ‘Bacalao al estilo Mencía’. Consiste en un buen lomaco de bacalao sobre una base de salsa de tomate, cubierto por una lactonesa muy suave y todo ello gratinado en el horno. Nada más y nada menos. Espectacular. Soy muy subjetivo con este plato porque, sencillamente, me pirra. Sé que no es habitual salir a comer o cenar bacalao en Salamanca, pero antes de opinar hay que probar este en concreto.

Para evitar que la mayonesa se corte sustituyen el huevo por leche entera. El resultado es una crema más ligera y con la que no te pillas los dedos

Bacalalo al estilo Mencía: alioli gratinado y base de tomate. bacalao en salamanca
Bacalalo al estilo Mencía: alioli gratinado y base de tomate

Puede que lo más peculiar de este plato esté en el alioli que lo recubre. Hacer mayonesa en pleno verano es jugársela. Para evitar riesgos y no depender de la época del año, la cocinera sustituye el huevo por leche entera. Cuesta un pelín más montar la mayonesa, pero el resultado es una crema más ligera y con la que sabes que no te vas a pillar los dedos con casos de salmonella. Con aceite, vinagre, leche entera, sal y la cantidad perfecta de ajo preparan el ali oli. Recubren el pescado con una capa generosa, lo gratinan y lo que sale del horno ya no es crema, sino una especie de mousse que te acaba sabiendo a poco.
Servidor, que es de comer bastante rápido, se esfuerza con este plato para saborear el momento. Voy laminando el bacalao y lo mezclo con un poco de salsa de tomate y otro poco del alioli. Me lo tomo con calma, pero no consigo que me dure más de cinco minutos. Ni siquiera sumando el tiempo que empleo en mojar la salsa con el pan. El precio del plato es de 16,5€, IVA incluido, que está bastante bien teniendo en cuenta que comer un buen bacalao en Salamanca difícilmente bajará de 20 euros en los restaurantes con más solera.

La última vez que acudí al Mencía -ya ni me preguntan qué voy a tomar- me lo sirvieron con un alioli hecho con ajo negro. Sigue estando muy bueno, pero no tanto. Soy animal de costumbres y me quedo con la versión original. Por este restaurante han desfilado muchos personajes del deporte salmantino con los que he compartido grandes tertulias. En invierno, hay una de las mesas redondas a la que le colocan faldillas y brasero eléctrico. Allí las sobremesas nunca terminan. Y si la reunión tiene que ser más discreta existe un salón privado para unas diez personas.

Unos trampantojos para abrir y un café irlandés para valientes

Bacalao con crema de cebolla y queso. bacalao en salamanca
Bacalao con crema de cebolla y queso

Si hacéis caso a mi sugerencia, este bacalao sería el segundo plato de vuestra comanda en el Mencía. Antes habría que pedir algún primero. Lo mejor es compartir dos o tres entrantes. Entre los más solicitados están el surtido de croquetas -boletus y bacalao-, una trampantojos en forma de mejillón rebozado, la berenjena rellena de boletus y mi favorito, que es una tabla de pulpo a la gallega en la que la mitad del plato es eso -pulpo con cachelos- y la otra mitad es bacalao: también colocado sobre el cachelo y también con su aliño de pimentón y aceite. En temporada de setas sirven unos boletus con foie y su punto de sal excelentes.

En la carta de vinos hay muy buena referencia de blancos, con especial atención a la uva gewürztraminer. Nosotros optamos por un infalible: un Terras Gauda de las Rías Baixas

Para mí es un de los mejores albariño que hay. También es cierto que lo pagas con creces, pero en comidas así merece mucho la pena. De todos modos, si hay un pescado que marida perfectamente con un tinto, ese es el bacalao. Lo de pedir vino blanco no es obligatorio, ni mucho menos.

Si después de comer no hay que trabajar, se puede pedir un café irlandés muy bien presentado. Viene con sus capas de leche condensada, café, su whisky, nata… Según el dueño del restaurante puede ser el mejor irlandés de Castilla y León. Avisamos que es para valientes.

El Mencía ha sido mucho tiempo el número 1 de TripAdvisor en Salamanca. Estas listas a veces parecen una broma de mal gusto, aunque aquí sí hay nivel

Bacalao a la vizcaína. bacalao en salamanca
Bacalao a la vizcaína

El precio medio de una comida por persona -incluyendo postres y vinos- ronda los 35-40 euros. No estamos hablando de un restaurante que funcione a base de tapas o medias raciones, que eso siempre suele aligerar la cuenta.

Un restaurante que ha encontrado su nicho

Como curiosidad, este establecimiento ha estado durante mucho tiempo en el número 1 de los restaurantes de Salamanca en TripAdvisor. Me parece simplemente una curiosidad, porque las listas de TripAdvisor te pueden costar más de un disgusto si te fías de ellas al pie de la letra. He pecado de creérmelo en ciudades que no conocía y he terminado en auténticos cuchitriles.

En este caso confirmo el sello de garantía, pero siempre y cuando sepas a los que vas. Tenemos muchas más delicias que los productos típicos de la tierra. Aquí no esperes chanfaina, mollejas ni sopas de ajo. Hablamos de comer bacalao en Salamanca. No sé si queda claro.

Author
Periodista. Vivo de lo que escribo y luego escribo sobre lo que me da vida: los viajes memorables, la gastronomía, el vino rico y lo que se ponga.

Comments 4

  1. Al
    Reply

    No hay que dejar de probar las croquetas del Mencía, toda una delicatessen. Las probé la primera vez que fui, y tanto de sabor, como de presencia, color… buf, un entrante perfecto antes del bacalao. Y el trato igual de exquisito.

    9 enero, 2017
    • Javier Hernández
      Reply

      Hola Al. Nos alegra que coincidamos en la opinión porque la comida es cuestión de gustos y cada uno tiene los suyos.

      9 enero, 2017
  2. Torretas
    Reply

    Estoy de acuerdo con el bacalao Mencía, y además recomiendo las croquetas, tostaditas y crujientes, de boletus.

    9 enero, 2017
  3. Los mejores lugares para comer bacalao a brás en Portugal – Trotaplatos
    Reply

    […] supuesto, también hay muy buenos sitios para comer bacalao en Salamanca, pero nosotros queremos centrarnos en las mejores sugerencias del país […]

    26 enero, 2017

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *