Comer en Cantabria durante una semana

  • Comer en Cantabria durante una semana
  • Comer en Cantabria durante una semana
  • Comer en Cantabria durante una semana
  • Comer en Cantabria durante una semana
  • Comer en Cantabria durante una semana
  • Comer en Cantabria durante una semana
  • Comer en Cantabria durante una semana
  • Comer en Cantabria durante una semana
  • Comer en Cantabria durante una semana
  • Comer en Cantabria durante una semana

Cantabria es una comunidad en la que merece mucho la pena moverse. Se puede dormir en un mismo pueblo que esté bien comunicado -no es la mejor opción- y después hacer rutas durante varios días centradas en el placer de comer en Cantabria. Nosotros hemos pasado una semana por Isla, Noja, Suances, Cabárceno, Santander y Santillana del Mar. Siete días con siete comidas y siete cenas de las que nos hemos quedado solo con lo mejor.

La Dársena en Suances

Zamburiñas al ajillo en La Dársena. comer en cantabria
Zamburiñas al ajillo en La Dársena.
Pluma ibérica. comer en cantabria
Pluma ibérica
foie hojaldrado. comer en cantabria
Foie hojaldrado

Estuvimos rebuscando por Suances para poder comer entre semana. Es un pueblo muy turístico y que en temporada baja pierde bastante vida cuando no es fin de semana. Junto al puerto de Suances encontramos La Darsena, y fue una de esos afortunados descubrimientos. Era miércoles y lo encontramos abierto para cenar.

De todo lo que probamos nos fascinó un plato de foie que ellos sirven hojaldrado y que al hincarle el cuchillo parte una yema de huevo. Es delicioso. Lo llamativo es que lo he estado buscando en la carta de su web y no lo he encontrado, pero doy fe de que lo comí y de que todavía lo recuerdo. El local tiene dos salones: uno más íntimo al fondo y otro con una pantalla gigante para poder ver un partido de fútbol mientras se cena. Seguimos nuestras recomendaciones con:

 

  • Almejas finas a la marinera.
  • Pulpo a la parrilla y espuma de patata de pimentón. Aquí el pulpo se corta casi con cuchara.
  • Rabas de magano de Suances. Tiernísimas.
  • Pluma ibérica de bellota, chutney de calabaza y migas.
  • Zamburiñas al ajillo. No había mesa en el local donde no se estuvieran sirviendo, así que intuímos que era una de las especialidades de la casa.

Isla: de la mejor langosta para comer en Cantabria

Gambones a la plancha de Astuy. Comer en cantabria
Gambones a la plancha de Astuy
Parrillada de pescado de Isla Bella. comer en cantabria
Parrillada de pescado de Isla Bella
Pulpo a la brasa sobre puré de patata en el Hotel Astuy. comer en cantabria
Pulpo a la brasa sobre puré de patata en el Hotel Astuy

En Isla nos alojamos en el Hotel Astuy, que está especializado en langosta. Un hotel muy bueno por el precio que tiene, que apenas superaba los 50 euros la noche y con unas vistas espectaculares al mar.

El precio de un kilo de langosta aquí es de 90 euros, pero una buena referencia de su calidad está en la cantidad de autocares que hay aparcados a la entrada. La gente peregrina -muchos venían desde Francia- para comer la langosta de Isla. De hecho, tienen hasta una especie de Telelangosta: un servicio de envío a domicilio en menos de 24 horas.

También tiene una degustación por 50 euros que incluye unos 450 gramos de langosta, así que sale más rentable.

El Hotel más reconocido de Isla es el Isla Bella. No dormíamos allí pero queríamos ir a cenar. Nos gustó mucho el calamarcito a la romana, una ensalada de tomate fresco de Isla con atún y, sobre todo, una parrillada de pescado variado. No voy a decir que sea un lugar barato, pero ninguno de los locales que recomendamos en este post destacan especialmente por el precio.

El Hotel Astuy tiene una especie de Telelangosta y la envían a domicilio en 24 horas

Restaurante para niños en Cabárceno

El Parque de Cabárceno es visita casi obligada cuando se pasan unos días en Cantabria y, sobre todo, si se va con niños. Como con el tiquet se puede entrar y salir del parque durante el mismo día, la opción que más se aconseja es la del Restaurante Los Elefantes. Se puede comer de carta o con un menú del día donde los platos son bastante grandes.

¿Hay que ir porque su comida sea sublime? Pues la verdad es que no. Hay que ir porque disponen de un parque infantil cojonudo. De lo mejor que he visto cuando se busca un restaurante para ir con niños. El parque está plagado de cámaras de seguridad y los comedores están plagados de pantallas donde se reproducen en directo la salvajadas de los niños. Se puede comer tranquilamente y tener vigilados a los niños. Eso para los papás vale mucho.

 

Puro marisco en el Barrio Pesquero de Santander

Zamburiñas a la sarten. comer en cantabria
Zamburiñas a la sarten
Arroz de bogavante para dos. comer en cantabria
Arroz de bogavante para dos
Langostinos al ajillo. comer en cantabria
Langostinos al ajillo
Almejas a la marinera. comer en cantabria
Almejas a la marinera

Santander es una de la ciudades en la que más años he veraneado cuando viajaba con mis padres. De pequeño me llevaban al Barrio Pesquero a comer marisco y yo me sentía incómodo porque hacían la comida en la calle y me gustaba más la carne. Era un niño tonto. Ahora es al revés. La tontuna no se cura, pero me encanta ir al Barrio Pesquero y visitar el Restaurante El Vivero.  Es justo el último restaurante que hay al final de la calle. A su lado están Los Peñucas, que pertenece a la familia de Iván de la Peña, pero soy fiel a las tradiciones y me quedo con El Vivero. Es una de las etapas fijas en el tour de comer en Cantabria.

Aquí tenemos que recomendar varios platos:

  • Zamburiñas a la plancha. El mejor de los que probamos.
  • Almejas en salsa verde.
  • Langostinos al ajillo
  • Arroz de bogavante

Ojo, que el arroz de bogavante es muy cuantioso y va a sobrar. Como suele tardar unos 20 minutos en hacerse, lo solemos pedir como segundo y cuando nos lo sirven ya llegamos ‘castigados’ de los entrantes. Calma a la hora de encargar la comanda, que luego da pena dejar.

Nuestra semana temática de comer en Cantabria se cerró en Santillana del Mar. Es un pueblo precioso, totalmente volcado con el turismo y en el que difícilmente puedes acabar entrando en un mal restaurante. Comí muy bien, pero no lo voy a decir porque el encanto está en pasear por sus calles, leer los menús y sentirse atraído por un local en concreto.

Author

Periodista. Vivo de lo que escribo y luego escribo sobre lo que me da vida: los viajes memorables, la gastronomía, el vino rico y lo que se ponga.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *